10 de may. de 2013

Abuelita, dime tú...


La abuelita Mariona es una mujer de gran carácter.
Sobre todo a la hora de educar a sus nietos.
Cada día a la hora de la comida, toca concierto.



6 de may. de 2013

Bocetos domingueros

!

Rufus

la vaca dibujanta

party time

Bocetos realizados sin ninguna pretensión especial, simplemente la de dibujar por puro disfrute un día de fiesta.

22 de abr. de 2013

Cambios


Imagen restaurada del blog con nueva cabecera, en la que incluyo mi monograma.
Dejamos ya enterrado el pseudónimo con el que firmaba en ocasiones en varias exposiciones, libros y fanzines.
Y cumplimos un año viviendo en Barcelona, y eso se deja notar.
Año nuevo, vida nueva al blog.

25 de ene. de 2013

Recordatorio Exposición Saulo Starr



Recordad que hasta el 16 de Febrero se puede visitar la Exposición que he montado en Olé Tus Libros (c/ Miguel Servet 13, Zaragoza). Una galería de algunos de los personajes que conviven en Saulo Starr. Normalmente, uno monta una exposición cuando tiene el libro físico ya, para venderlo. Nosotros somos un poco "especialitos" y montamos la exposición antes, simplemente para dar a conocer un poco "algo" de lo que se cuece en allí. La preparación del libro está llevando un poco de tiempo más de lo pensado por motivos por ajenos a la elaboración del mismo, pero en cuanto esté editado lo anunciaremos como es debido. De mientras, podeís disfrutar de algunas de las ilustraciones en Olé Tus Libros.

La ilustración de arriba corresponde a Tristán Isolda

Sobre el grupo de emos de la clase comentaría Saulo en voz casi inaudible para no herir susceptibilidades: “No son emos, son pendejos”
(…) el grupo se reducía a tres: Tristán Isolda, que parecía el más triste y, quizá por ello, el líder; Fata Morgana, de la que se decía que escondía su fealdad debajo del maquillaje, y el silencioso Brian Diamante. Al principio también los llamaba el grupo de memos, pero con el tiempo les fue tomando cariño a pesar de ser los que más protestaban en clase: dos de ellos a voces y el otro con su silencio.

texto: Daniel Verdú Prats